¿Qué tipo de piel tengo? Descúbrelo en casa con 2 sencillos métodos - eBaldi®
Cosmética

¿Qué tipo de piel tengo? Descúbrelo en casa con 2 sencillos métodos

El paso más importante en el cuidado de tu piel consiste en comprender qué tipo de piel tienes y cómo se adapta a ciertas circunstancias o a las distintas estaciones del año. Tu piel es el órgano más grande de tu cuerpo, tan complejo e inteligente como el resto de órganos vitales. Tomar el tiempo necesario para conocer las necesidades específicas de tu piel te ayudará a elegir las opciones correctas que equilibren la piel y darán como resultado una tez más saludable y radiante.

tipo de piel

 

La piel de cada persona es única, pero hay algunos tipos de piel comunes que pueden ayudar a identificar dónde encaja más tu piel. Los tres tipos principales de piel se conocen comúnmente como grasa, mixta y seca. Estos tres tipos pueden tener una subcategoría: la sensibilidad. A continuación, te enseñamos dos maneras fáciles de determinar cuál es tu tipo de piel en casa:

 

EL MÉTODO DE LA CARA DESNUDA: descubre qué tipo de piel tienes en 3 pasos

El método de la cara desnuda te permite evaluar tu tipo de piel de manera sencilla y te permitirá conocer los resultados por ti mismo.

Paso 1. Limpia tu rostro a fondo con un limpiador suave y sécalo suavemente. Deja la piel al descubierto (y no apliques humectantes, sueros o tratamientos adicionales). 

Paso 2. Después de 30 minutos, examina tus mejillas, barbilla, nariz y frente para ver si hay brillo. 

Paso 3. Después de otros 30 minutos, evalúa si tu piel se siente reseca, especialmente cuando sonríes o haces otras expresiones faciales. 

Resultados:

  • Si tu piel se siente tensa, es probable que tu piel sea seca. 
  • Si hay un brillo notable en la nariz y la frente, lo más probable es que tu piel sea mixta.
  • Si hay brillo en las mejillas además de la frente y la nariz, lo más probable es que tengas la piel grasa.

 

 

EL MÉTODO DE LA SERVILLETA: un procedimiento sencillo para saber qué tipo de piel tienes

Este método es mucho más rápido y, a menudo, un excelente diferenciador entre los tipos de piel grasa y seca. 

Paso 1. Presiona suavemente un papel o servilleta secante en las diferentes áreas de tu cara.

Paso 2. Sostén el papel contra la luz para determinar cuánto aceite es visible. 

Resultados:

  • Si el papel recogió poca o nada de grasa, lo más probable es que tengas la piel seca.
  • Si el papel, en cambio, revela aceite de las áreas de la frente y la nariz, tu piel es mixta.
  • Por último, si el papel secante está saturado de aceite, es muy probable que tengas la piel grasa.

 

tipo de piel

Características de cada tipo de piel

Ahora que ya sabes qué tipo de piel tienes gracias a resultados obtenidos de los métodos anteriormente descritos, te presentamos los diferentes tipos de piel y sus principales características.

 

Piel seca

La piel seca puede sentirse tensa a lo largo del día y puede experimentar una descamación notable. Esta sequedad se debe en gran parte a la genética, factores ambientales como el estilo de vida y la dieta, los cambios hormonales y el clima. Además, mantener una limpieza diaria es fundamental, gracias a la loción limpiadora Anar Silk & Soul conseguirás proteger tu piel de las impurezas sin alterar su barrera natural. Por último, otra causa de la piel seca es la deshidratación, por lo que beber mucha agua y evitar los diuréticos como el alcohol y la cafeína puede marcar unadiferencia significativa en cómo se siente y se ve tu piel. 

Piel mixta

La piel mixta no es propensa a tener granitos en las mejillas, en cambio tiende a tener una zona T con brillos, puntos negros e incluso brotes de acné. Además, las personas con piel mixta a menudo experimentan sequedad en las mejillas, por lo que es importante encontrar un hidratante que no sea demasiado pesado, pero que sea lo suficientemente sustancial como para retener la humedad donde más se necesita. Un buen ejemplo sería la crema hidratante Anar Satin con extractos de Granado Bio y almendras dulces del Atlas marroquí es ideal para mejorar el aspecto de tu piel, nutriéndola e hidratándola en profundidad.

Piel grasa

La piel grasa es a menudo el resultado de una piel extremadamente deshidratada o con una barrera débil, donde el cuerpo intenta compensar la sequedad sobreproduciendo sebo. Pero ¡tenemos una buena noticia! La piel grasa se mantiene más joven y flexible porque tiene más humedad natural y es menos propensa a las arrugas. Gracias a los activos naturales de Detox Essence que te ayudarán a regular la secreción sebácea y contribuir a disminuir los poros obstruidos producidos por un exceso de aceite. 

 

Piel sensible

La piel sensible puede ser tanto seca, mixta como grasa. Tratar con la piel sensible puede ser un desafío, ya que se necesita mucho tiempo y esfuerzo para determinar qué ingredientes causan inflamación e irritación. Este tipo de piel puede desarrollar alergias o enfermedades dermatológicas superficiales de forma muy fácil. Para facilitar este proceso, procura usar solo una nueva fórmula o producto a la vez. 

 

En conclusión, las necesidades de tu piel pueden cambiar con el tiempo, y tomar medidas para identificar mejor sus necesidades es esencial para que funcione y luzca lo mejor posible. El estado de la piel depende de tantos factores que no es de extrañar que tengas una piel grasa durante el verano, pero seca durante el invierno, o que experimentes una zona T más grasa tras consumir ciertos alimentos. Mantener la salud de tu piel en mente y «revisarla» regularmente para determinar si se necesitan ajustes en tu ritual actual la mantendrá equilibrada, sana y radiante.

No hay productos en el carrito.