Tres hábitos naturales diarios que tu piel madura agradecerá - eBaldi®
Cosmética

Tres hábitos naturales diarios que tu piel madura agradecerá

“La costumbre hace la ley”. Así dice el refrán, y es que, si quieres preservar una piel bella a lo largo de los años, es imprescindible incluir estos hábitos en tu rutina diaria.

Lo más importante a la hora de cuidar tu piel madura es aceptar que el proceso de envejecimiento es completamente natural. No luches contra el tiempo intentando alimentar ese ideal de belleza inalcanzable. Puedes tener una piel perfectamente bella y natural a los 50, con sus líneas y arrugas. Recuerda que el objetivo es cuidar tu piel y sobre todo mantenerla sana. Una vez empieces a trabajar con tu piel y no contra tu piel, notarás los cambios al instante.   

Aclarado esto, vamos a contarte cómo las mujeres norteafricanas han cuidado su cutis desde hace milenios con hábitos diarios, sencillos y accesibles:

ritual hamman

1.Cuidando los detalles | Una tradición en la cultura de las mujeres norteafricanas

Es posible que olvides cuidar de ciertas partes del cuerpo que necesitan más atención y que a menudo muestran los signos de la edad de forma prematura. Inviertes mucho tiempo y productos en el rostro, pero ¿qué pasa con las manos, codos, cuello, escote e incluso el pelo? Son algunas de las partes del cuerpo que a partir de cierta edad necesitan un poco más de cariño para mantenerse sanas y bellas. Las mujeres norteafricanas dedican todo un día a la semana al ritual del hammam, que consiste en un cuidado integral del cuerpo, prestando especial atención a los detalles y a las partes del cuerpo descuidadas a diario.
Quizás el ritmo frenético de la vida moderna no te permite el lujo de dedicar todo un día a este ritual, pero eso no te impide dedicar unos minutos de tu rutina diaria a esas partes olvidadas. 

Consejo: cuando acabes tu rutina de noche, recuerda añadir unas gotas de tu aceite o mezcla de aceites favorita a tus codos, rodillas, tobillos y puntas del cabello. ¡Es un gesto que te llevará solo unos minutos, pero los resultados no te defraudarán!

 

2. Empieza cuidando tu piel por dentro | Apuesta por hábitos alimenticios saludables

los alimentos que consumes a diario son claves para la salud de tu piel y por lo tanto su aspecto. Si en tu dieta abundan los alimentos procesados, los azúcares y las grasas no saludables, entonces no es de extrañar que tu piel luce apagada, flácida, con tono desigual, seca y con arrugas pronunciadas.
Las mujeres norteafricanas priorizan una dieta rica en antioxidantes, antiinflamatorios y grasas vegetales. Por otro lado, las especias como el jengibre o la cúrcuma concentran los antioxidantes que necesita tu piel para protegerse de los radicales libres a los que está expuesta a diario. No olvides incluir las “grasas buenas”, las cuales puedes encontrar en el aceite de oliva virgen extra o en el pescado. Este tipo de grasa es clave para la producción de colágeno, que se disminuye considerablemente con el paso del tiempo. El colágeno es el encargado de mantener la piel tersa, firme y rellena las arrugas. 

 

Consejo: procura incluir más verdura de color verde y rojo en tus comidas diarias, ya que contienen un alto nivel de fibras y vitaminas variadas que le aportarán ese boost de iluminación a tu cutis. Y si tienes un antojo de dulce, siempre puedes optar por la miel para sustituir el azúcar blanco refinado, ya que además de su sabor exquisito, es un potente ingrediente antinflamatorio, que ayudará a reducir rojeces a la vez que difuminar cicatrices y manchas.

 

3. Una piel relajada es una piel feliz | ¿Has escuchado hablar alguna vez del estrés cutáneo?

Sí, la piel también se estresa… a su manera. La presión que experimentas a diario puede afectar tanto de forma directa como indirecta a tu piel. Cuando tu cuerpo experimenta estrés libera grandes cantidades de cortisol, una hormona que frena la producción de colágeno y elastina. No solo eso, sino que además rompe el colágeno existente en la piel, causando la aparición de arrugas y líneas de expresión de forma prematura. 

Consejo: una de las formas más sencillas de eliminar el estrés es convirtiendo tu rutina diaria de cuidado de la piel en un tu propio ritual de relajación. Empieza a tomar una nueva rutina como por ejemplo empezar a hacer ejercicio, meditar, leer, dar un paseo o simplemente tomar el sol unos minutos al día (siempre con protección, claro). 

 

No te olvides de incluir en tu rutina productos de cosmética sostenibles que además de cuidar de tu piel y te brindan una experiencia sensorial, a través de texturas y olores. El sérum antiedad Andalus Bloom con esencia de azahar, aceite de argán y esencia de menta es un perfecto aliado que no debe faltar en tu rutina diaria. 

Quizás no tengas todo un día para dedicarte exclusivamente a tu piel, como hacen las mujeres norteafricanas. Así que te animamos a diseñar una rutina de pocos minutos que te permita disfrutar de esos minutos contigo misma, convirtiendo algo diario en un ritual imprescindible para el bien de tu piel.

No hay productos en el carrito.